Esa inofensiva y colorada criatura se llama Kami. Me ha acompañado en mudanzas; vió gente entrar y salir de casa, dejaba que mis sobrinitos jugaran con su agüita... Hace dos días dejó de nadar.

Fue el primer pez que tuve. Y no era un pez cualquiera... Cuando lo compré, le dije al señor de la tienda: "No sé para que estoy comprando un animal que ni siquiera va a mover la cola cuando me vea" pero qué equivocada estaba...! Kami me manipulaba de una manera increíble. Cuando llegaba a casa se quedaba quietecito en un rinconcito de la pecera. Cuando me acercaba a la nevera a servirme algo pegaba su trompa de la pecera como gritándome "AQUI ESTOY!!!!! HAZME CARIÑITO!!!"

Cuando estaba molesto conmigo (supongo que por mis ausencias) no me dejaba que lo mirara. Por más que le daba vuelta a la pecera, el siempre me daba la "cola". Yo le ponía comida y le hablaba, pero era un poco orgulloso.

Otras noches, me daba la impresión que saltaría de la pecera. Cuando estaba de buen humor, se acercaba a la superficie y sólo me miraba.



A veces, para asustarme, dormía boca abajo o en el fondo de la pecera... Y yo, con un poco con taquicardia, le sacudía la pecera y le gritaba: "Kami!!!!!!" y el se agitaba como riéndose y diciéndome: "Ahhhh.. te asustaste!!!"

El sábado en la noche, entré como siempre a casa, saludándolo y acercándome a la pecera para verlo. Estaba, como en muchas ocasiones, en el fondo. No quise molestarlo y le serví comida. Encendí la compu, me serví un vaso de Coca Cola y él seguía en el fondo de su mar... Agité la pecera pero Kami no se movió... entonces me dí cuenta que no estaba jugando más conmigo...

Llamé a mis hermanas y a mi amiga Migdalia... No sabía que hacer con mi pececito muerto. La idea de lanzarlo por la poceta me parecía poco digna para este animalito que me acompañó por dos años y medio. Pero la idea de enterrarlo me parecía un poco patética (además de cursi).

Todos coincidieron e hice lo propio... Compraré otro Betta, pero ninguno será como mi guerrero Kami...

Nos vemos en el mar Kami... te voy a extrañiiiiar...