Scaryfun Anoche, cuando llegue de La Terraza, me eché en mi hamaquita a ver un rato tele esperando que el sueño se cansara de dar vueltas por ahí y vinera a visitarme.
En el momento justo que siento que el sueño ya está terminando de mecerme, mi lindo Euro comenzó a ladrar como un perro adulto. Nunca lo había escuchado ladrar de esa manera. Su mirada estaba fija hacia la cocina. Ladraba como cuando un perro le ladra a alguien indeseable. Se ponía en posición de ataque, avanzaba unos pasos, e inmediatamente retrocedía, como si ese "algo" se le estuviera acercando. Le pedí que se callara; le hice cariñitos, pero su actitud era de "no me molestes que te voy a defender".

Pasados 10 minutos, Euro no se callaba, asi que me levanté, encendí las luces y le dije: "ves? No hay nada, no hay nadie, por favor cállate, son las 5:45 am y nos van a botar de esta vaina".

Fue inútil. Euro ladró y ladró y ladró, hasta que le dió la realísima gana. Siempre mirando a la misma dirección. A las 6:30 am, se tranquilizó y después de llegar al divorcio de los Roses (en la Guerra de los Roses) me pude quedar dormida.

Scaryfun No sé qué carajo puso a mi perro de esa manera, sólo sé que esta tarde cuando me levanté mi tercer Betta (que no tenía nombre) amaneció panza pa' rriba, muertico pues.

Cabe destacar que la pecera del Betta estaba, nada más y nada menos que: En la COCINA!.

Santa El siguiente post contiene elementos de:
Lenguaje tipo E
Salud E
Sexo E
Violencia E

El siguiente post NO puede ser presenciado por niñas, niños ni adolescentes ni siquiera bajo la supervisión de padres, representantes o responsables.

El siguiente post es una vulgar copia de algo que enviaron por e-mail.

Mosca los que son padres... traten de cumplir con los regalitos que pide el/la nene (a)

De vez en cuando hay que mantener(se) muy ocupado para no pensar.

Pero llega un momento que esa carrera loca sólo deja agotamiento emocional, moral, espiritual, psicológico, físico y por qué no... químico y matemático.

Entonces, hay que detener(se) antes de caer en el sensual abismo que invita a flotar en su nada. Sentar(se) a contemplar(se) y dedicar(se) con esmero a no hacer, a no actuar y sólo (SE)R.

Jesus

P.d.: No sé cómo, pero sé que esta vez estoy de vuelta