Para los que leyeron el post "Corriente a primera vista", tal como lo tenía planeado, hoy me fui de nuevo a La Caracola a ver si por casualidad el mamarracho había escuchado el programa y se presentaba para nuestro gran encuentro...

Debo confesar que me sentí quinceañera, y guardaba la secreta esperanza de ver a el chico que me miró dos días atrás. Me puse linda, y me fui...La Ally Mcbeal que llevo dentro no dejaba de pintarse mil escenarios.

En La Caracola estaba mi amiga Mig, esperándome. Nos sentamos en un montón de piedritas y contemplamos el hermoso mar y disfrutamos el bello atardecer.

Luego nos fuimos al supermercado... caminamos los pasillos... y no lo ví...

Quizás sólo era un turista o alguien a quien imaginé que ví pero que no era real...

Generalmente la Isla es un pequeño lugar... pero a veces se le antoja ser tan inmensa