Es impresionante la rapidez con la que de pronto se puede caer la imagen de alguien que aprecias, de alguien que consideras que es diferente y por lo tanto especial.

Muchas veces nos enamoramos de ideas, de sueños, de ilusiones y resulta un estado agradable mientras esa idea, sueño o ilusión responde a lo que esperamos.

Hace unas semanas una amiga conoció a "alguien especial" que llamaremos M. Desde la primera noche que hablaron hubo un divertido click. Bailaron, hablaron, bebieron y la situación los llevó a disfrutar de los regalitos de la vida y darle al cuerpo lo que pida.

La mañana siguiente intercambiaron teléfonos. A los días el Sr. M llamó a mi amiga y se vieron. Según me cuenta mi amiga, a quien llamaremos C, conversaron muy amenamente, se vieron en casa de ella, y M se quedó otra noche en casa de C. A la hora de dormir, M le dice a C que no está listo para una relación estable, que ella le gusta mucho, pero que quiere hacerlo todo bien para no estropear las cosas. Hablaron de ser "amigos especiales" y pactaron que, sobre todas las cosas, aunque no hubiera compromiso, habría lealtad, monogamia y honestidad.

Pasaron semanas, se llamaban, se mandaban esos mensajes de texto (muy de moda), se veían y disfrutaban el uno del otro.



Una tarde C se encuentra con una amiga y le pregunta como van las cosas con M. C le dice a su amiga que todo va bien, que el tipo le gusta pero que no la mata, que es una relación muy honesta y que ambos estan claros. La amiga le dice: -Y tu sabes que el se ve con otra?

C obviamente no sabía nada. Pero como está clara en la situación decide no comentarle nada a M por los momentos y esperar a verificar la información y encontrar el momento y lugar adecuados para aclarar lo de la honestidad, pues el día de cumpleaños de C no tardaba en llegar y los carnavales estaban muy cerca. No queria pensar ni amargarse por nada del mundo.

El día del cumpleaños de C, M le mandó un mensajito de texto para felicitarla y pedirle que se vieran para celebrar un rato juntos. C se preparó, y lo recibió. M le dice que no podra celebrar con ella en la noche porque se va de viaje, pero en lo que regresara se vería, saldrían a bailar y dormirían otra noche juntos.

Dos días después, M envía un mensaje de texto a C y le dice "Hola, soy M, creo que no podemos vernos más, conocí a otra persona y me quiero dar una oportunidad con ella". (Quede claro en este pasaje que la otra persona no era la otra chica con la que simultaneamente se estaba viendo M)



Lo que pasó después es harina de otro costal y no tiene relevancia. Lo que me cuestiono es:
1.- Que clase de "hombre" termina una relación con un mensaje de texto?
2.- Un hombre que no esta preparado para el compromiso, que habla de honestidad es posible que en dos días conozca a alguien con quien sí se quiere comprometer???

C no estaba enamorada y estaba clara en la relación, pero sí estaba ilusionada con la idea de por fin haber conocido a alguien diferente. Sin embargo, no deja de hinchar las pelotas que se presenten este tipo de situaciones en la vida sentimental de las personas.

En lo personal, creo que a M le falta mucho para ser un hombre y le recomiendo que estudie a profundidad el concepto de honestidad, lealtad y monogamia.

Para las chicas, un consejo: Cuando un hombre les hable de no estar preparado para una relación CORRAN.

Para los hombres, nunca, nunca, terminen una relación por mensaje de texto o por teléfono si quieren ser dignos del respeto y admiración de las mujeres... y del resto de la humanidad.