11 de diciembre, no sé la hora, pero fue por allá por el 75. Solo tenía 4 años y no puedo decirte que recuerdo cuando llegaste a casa, ni cómo eras, ni cómo olías, pero si recuerdo tu bautizo en Maracaibo y no me olvido porque papá me llevó a un sitio que recuerdo como una laguna y mis pies salieron negros y pegajosos y yo creía que esa laguna era donde hacían esos chiclets negros que tanto me gustaban.

No recuerdo cómo eramos cuando cumpliste uno, ni dos añitos, pero recuerdo las piñatas a las que íbamos y a la que nos vestían igualitas (excepto por los zapatos...a veces), y a las ferias de Sears donde nos antojábamos de todo... cuando recuerdo eso, siento que fuimos las niñas consentidas de esa gran tienda "por departamentos".

Por más que intento, no logro recordar cómo éramos cuando cumpliste tres años ni de qué hablábamos cuando cumpliste los cuatro, pero recuerdo las falditas con los captus en una esquina (dos rojas y una verde) y papá nos llevaba todas las tardes que podía a buscar a mamá a Sears... era como entrar a nuestro Disney personal. Y recuerdo vívidamente cuando mamá nos dijo que ibas a desfilar... eras la más hermosa de todas, la más rubia, la más desenvuelta.

No recuerdo el sabor de la torta cuando cumpliste cinco años, ni lo que te regalaron cuando cumpliste los 6 pero recuerdo a la gordita que te haló de los pelos y yo estaba detrás de la gorda y la vi maltrarte... aún puedo recordar el ardor en mi mano al plasmársela en sus cacheTOTES. También te recuerdo bajando de la cuestita en el recreo con la Sra. Purita o con Florángel, cuando te tocaba comprar la merienda en el colegio grande y me quedaba allí paradita contemplándote mientras la profe Mireya me decía que entrara y yo le decía "ahí viene mi hermanita".

Me cuesta trabajo recordar cómo celebramos tu septimo año y es difícil traer a la memoria el color exacto de vestido de Gala de la Barbie Princesa pero recuerdo claramente las "loncheras" de metal de los Angeles de Charlie (o "Los Angeles de Chirli"?) que la abuelita nos llenaba todos los días con un "ponqué" (pon'quenohay) y un cuartico de naranja y nos daba un fuerte para comprar algo en la cantina... Ese fuerte que aferrábamos en nuestras manos deseando que llegara el medio día para comernos un raspado de colita con tamarindo y leche condensada y comprar algunas barajitas en el kiosquito del Sr. Sebastián.

Finalmente no recuerdo exactamente cómo celebramos muchos de tus cumpleaños (ni de los mios, ni de Vero, en realidad de nadie) y he olvidado muchos nombres de muchos lugares y muchas personas que sé que nos quisieron mucho...

Pero nadie me quita el recuerdo de nuestras risas, las peleas, las lágrimas, El Avila, Naiguatá, tu triciclo y tus puntos, la uvita, tu camisa azul y la beige de bachiller, los partidos de kikingball y futbolito, los domingos de futbol más arriba de Sta. Rosa, los miércoles libres de mamá que nos llevaba a la piscina, los camping en el Junquito (con todos sus olores), los almuerzos de conejo, el pollito, el conejo, los canarios, Bienvenidos, "B o M", el hamster (Rocky... Te acuerdas? Ahora que lo recuerdo tenia los mismos colores que Euro), las caras de rana, la mañana que te paraste al lado mio y eras mucho más alta que yo y que Vero, cuando te vi por primera vez con un cigarro en la boca, Juancarlitos, las peas, Mr. Ribs, Dallas Texas, Iguana, el Club, las Xanas, las permanentes, Sonoclips, esconder los cigarros cuando sentíamos a papá o a mamá, Las tostadas de Caurimare, La Ultima Tentación de Cristo... los tiempos rosados y los grises... tu venida a la Isla, el nacimiento del Gabo...las cosas que hemos superado, lo fuerte que somos, lo mucho que nos amamos...

No sé el verdadero concepto de la familia perfecta... quizá no era la nuestra, pero carajo que hemos sido felices, unidas y amadas.

Te amo herma...
Mi manamaná...
Mi hermanita...

Bienvenida a los 30

(este es tu regalo virtual) Nota para los lectores: Chiste familiar


Powered by Castpost


(Y viejas, y solas y feas, arrugadas por la vidaaaaaaaaaa pero con amoooooooooorrrrr)