Puertas A veces se cierran ciclos solos
otras tenemos que hacer un buen trabajo para cerrarlos.
Algunos hechos nos toman por sorpresa
y como son inesperados
provocan un encuentro de emociones
que revuelven nuestro ser.
Cuando una puerta se cierra
otra se abre.
Volver a las raices
reencontrarse
reorganizarse
imprescindible para pasar al otro umbral
y recibir con una amplia sonrisa
la próximas oportunidades.