Qué días!

Creo que no existen palabras para transmitir cómo me he sentido en los últimos 15 días. Han sido días llenos de una energía única, maravillosa e indescriptible. Un nuevo círculo de amigos, una nueva compañía, reenamoramiento de mis labores.

A principios de esta semana ya lo tenía confrimado: dos de las personas que más quería conocer me confirmaron que venían a la Isla. Estaba recontenta y cuadré toda mi semana para poder dedicarles todos los segundos posibles y compartir con dos seres que, sin haberles visto jamás la cara, son super especiales para mi.

Y así el miercoles en la noche suena mi teléfono:

-"Guerrrrcome tu de ailan?"-pregunté entusiasmada
-"No chamita, nos dejó el avión"
-"Nooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!!"
-"Te lo juro chamita, llegué tarde al aeropuerto, pero mañana bajo temprano a ver si me puedo montar en algun vuelo".

Me puse triste, pero estaba convencida que lo mejor es lo que pasa siempre.

Me quedé en casa, apagué la compu, y me dediqué esa noche para mi. Me puse a ver tele hasta que me quedé dormida como una bebé.

A la mañana del jueves sonó el telefóno de nuevo:

Blogo -"Hola!!!"
-"Ya estamos aquí, me dieron el carro, estamos haciendo unas compritas y vamos para allá"
Y así fue... pasadas las once de la mañana, estaba recibiendo a Blogo y Superdharma


Super Recibirlos, fue como recibir a amigos de toda la vida que tienía años sin ver. Tenerlos en casita es la mejor de las compañías que he disfrutado. Son super especiales, hemos conversado, compartido, comido bebido... me siento como cuando uno visita a familiares que están en el extranjero y no existe cabida para ningún sentimiento que no sea la emoción, el amor y la buena vibra.

Esta noche nos vamos de parranda. Ya tomaremos fotos, pues la hemos pasado tan divinamente que no nos hemos parado en comas ni puntos.

Como me escribieron por ahí: Ya me encontraron... ahora me toca contar a mi...