3hermanas Es así, como se lee, sin palitos arriba de la n, sin acento en la primera a, ni el la ultima, con b y no con v, sencillo, fácil, fuerte...

Así somos las Cabana. Amo a mis hermanas sin medida. Siempre fuimos eso, hermanas, amigas, cómplices. Siempre hemos compartido lágrimas, risas, abrazos, fines de año, cumpleaños, nacimientos, dolorosas despedidas. Ninguna es más especial que la otra, para mi las dos son idénticamente hermanas y amigas en la misma medida. Una con un carácter más fuerte, pero debe tenerlo así, la otra, la niña, la hermanita... Nos llevamos 2 años cada una y nadie nunca cree que seamos hijas del mismo padre y misma madre.


Cabanas Las tres tenemos carácteres diferentes, físicos diferentes, miradas diferentes, virtudes y defectos diferentes (gracias a Dios) pero corre por nuestras venas la misma sangre, tenemos en común el vientre que compartimos y el amor que nos dieron nuestros padres durante toda la vida. No hay nada mejor en mi vida. El saber que están allí siempre, sin juzgarme, ayudándome, amándome, aceptándome, protegiéndome. Dándome sobrinos, alegrías, despertándome cada domingo para estar un rato juntas, llamando cada mediodía para almorzar en familia. Han sido mi bastón en los momentos más difíciles de mi vida. Mi empuje cuando he estado desfallecida. El trancazo que necesitaba para volver a la realidad.

Y hasta los golpes que nos dimos en la infancia son hermosos, y las discusiones y los desacuerdos y los cigarritos a escondidas.

Dios me bendijo con la familia... Ellos son mi verdadero y gran amor.

Amo a mis hermanas y les estaré eternamente agradecida...

Papá, donde quiera que estés, sé que estás orgulloso de ver a tus "niñas" (un poco más mujeres) como siempre unidas.

Mamá: Gracias por darme esas "niñas" tan maravillosas, gracias por ser tan madre.