Esto me sucedió el jueves en la noche.

Escenario: Llego a la Redoma, me bajo del taxi, saludo a los compañeros de trabajo de La Terraza, apresuro el paso porque veo que el ascensor está abajo. Hay dos tipos ya adentro. Los miro de reojo y pienso: "que panas tan locos". Uno con el pelo amarillo pollito y lentes de sol; el otro, a quien no pude detallar bien, tenia más pinta de loco que el del los pelos amarillos. Las puertas del ascensor cerrándose. Uno de los compañeros me pega un gritico:

-"¡Mila, Mila!"
"Cojjjj... y ahora ¿qué?" -Dije para mis adentros.
-¿No tienes unas entradas?"
Apresurada, marcando el botón stop con una mano y la otra “jurungando” la cartera, saco la invitación para el evento del viernes y se la doy.

El del pelo amarillo pollito me dice:
-"¿Un evento mañana?"
"Ajá, ya está!, sacándome conversación, pa' regalarte una entradita, ¿no?" -volví a decirme a mi misma.
-"Si" - respondí secamente y sin levantar la vista
Se me quedó mirando así como que diciéndome: "ajá, explícame como es la vaina, pues"
-Bueno, si, mañana tenemos un evento de rock. Unas bandas regionales, Píxel y la P Eléctrica (no digo Puta Eléctrica porque me acostumbre a anunciarlo en la radio de esa manera)

Pablo Dagnino El chico de pelo amarillo pollito se sonreía. Ya no se me antojaba tan loco; había algo mágico en su sonrisa que me hizo sentir en confianza. Se quitó los lentes (me dió más confianza aún el gesto) , me miró fijamente mientras su mano ya estaba estrechando la mía, y con voz fuerte y clara dijo:
-Mucho gusto, Pablo
Me puse roja de la vergüenza por la actitud distante que había tomado con PABLO DAGNINO, vocalista de Píxel, esencia de Sentimiento que aún vive.
Sólo atiné a decirle:
-Qué pena! Discúlpame. Mucho gusto... Milagros
Cruzamos un par de palabras más, y él siguió a ver el espacio donde iba a presentarse. Yo seguí con lo mío. A los 10 minutos, se acercó para despedirse.
Al día siguiente, llegué al evento. Llegué hasta donde estaban los músicos para asegurarme que todo estaba bien. Y escucho esa voz profunda:
-"Hola Milagros!"
Era Pablo que mientras saludaba, se acercaba, con amplia sonrisa y un gran beso. Me dijo:
-Hoy tuve una entrevista en La Mega y quiero que sepas que eché el cuento del ascensor.
-Yo hablé con mis hermanas hoy y les conté también. No tienes idea de cuánto te disfrutamos en aquella época.
Pablo Cantando Me contó un poquito más (no mucho mas) de la entrevista, y luego cada quien a lo suyo nuevamente.
Ver a Pablo cantando con Píxel, era retroceder a los 80, otra vez... (últimamente lo RETRO me persigue... estoy nostálgica, o simplemente vieja? La vida está tratando de decirme algo o sencillamente estas cosas ocurren?... eso será tema para otro post).
Presentando su nuevo trabajo "Invítame", antes de interpretar la canción: "Imagínate", Pablo Dagnino dijo unas palabras que se quedaron en mi mente: "Las cosas hay que imaginarlas para que sucedan"
Dicen que cuando las cosas no salen como uno quiere, es porque van a salir mejor de lo que uno espera. No sé tu Pablo, pero yo, de chama, me imaginé mil maneras de conocerte, pero nunca, nunca, una tan especial, sencilla y única, como ésta. Valió la pena esperar 20 años.